Biología del Aprendizaje

7 Neuroplasticidad

¿La memoria graba todo como una cámara de vídeo? No es una creencia poco común, ya que a menudo parece que podemos ver nuestras experiencias pasadas en nuestra mente como un vídeo. Pero la respuesta es no. No grabamos la realidad exactamente como es. «Como humanos, no almacenamos copias exactas de las experiencias en nuestra memoria. Más bien, integramos nueva información entrante de los alrededores en relación con nuestro conocimiento preexisten-te sobre el mundo» (Brod, Werkle-Bergner y Shing, 2013). En su lugar, el cerebro hace representaciones biológicas de nuestras experiencias – entre las conexiones de nuestras células cerebrales (Kandell y col., 2014). Construye una representación de la realidad en nuestro cerebro. ¿Qué queremos decir con que el cerebro construye fisiológicamente nuestra realidad? Cuando experimentamos algo, esas experiencias se recrean en las redes de nuestro cerebro (células cerebrales conectadas). Cuando recordamos una experiencia, reactivamos las mismas redes. Nuestras experiencias se reconstruyen fisiológicamente. «En los sistemas biológicos, las particularidades de la experiencia, es decir, la interacción con el mundo exterior, deben ser primero abstraídas en un número manejable de variables que podrían ser representadas físicamente como un objeto o estado dentro del cuerpo» (Kukushkin y Carew, 2017).

Desde una perspectiva biológica, el aprendizaje implica conexiones. Hacer nuevas conexiones, alterar las existentes (fortalecer o debilitar) y eliminar las innecesarias. La capacidad del cerebro para aprender de esta manera se llama neuroplasticidad. La neuroplasticidad es «la capacidad del sistema nervioso para modificar su organización» (Sagi y col., 2012). En otras palabras, «la adquisición de información, o el aprendizaje, altera el estado fisiológico de ciertas neuronas de forma que codifica la memoria» (Davis y Zhong, 2017). Con la neuroplasticidad, las conexiones entre las células cerebrales se hacen, se alteran y se eliminan constantemente a lo largo de nuestras vidas. A partir de nuestra comprensión de la neuroplasticidad, sabemos que el aprendizaje es un proceso biológico observable. Si pudiéramos mirar dentro de un cerebro, podríamos ver qué ocurre – dentro del cerebro (entre sus neuronas) se están haciendo conexiones – se están produciendo cambios estructurales y funcionales en el cerebro. El aprendizaje implica cambiar el cerebro, y esto continúa hasta el día en que morimos.

References

  • Kandel, E. R., Dudai, Y., y Mayford, M. R. (2014). The molecular and systems biology of memory. Cell, 157(1), 163-186.
  • Sagi, Y., Tavor, I., Hofstetter, S., Tzur-Moryosef, S., Blumenfeld-Katzir, T., y Assaf, Y. (2012). Learning in the fast lane: new insights into neuroplasticity. Neuron, 73(6), 1195-1203.
  • Kukushkin, N. V., y Carew, T. J. (2017). Memory Takes Time. Neuron, 95(2), 259-279.

Licencia

Compartir este libro